Claros en el bosque

Blog de Manuel Jiménez Friaza

Arbitristas, regeneracionistas y otras especies del planeta Crisis

Por Manuel Jiménez Friaza, hace 1 año y 6 meses

Los arbitristas del siglo XVI -el siglo de la «revolución de los precios»- proponían, por propia iniciativa, medidas para que la monarquía pudiera recaudar «arbitrios» con que costear sus proyectos en época de crisis. Tuvieron continuidad histórica en los proyectistas del despotismo ilustrado, en el siglo XVIII, y en la figura de los regeneracionistas del XIX, con sus ideas para la palingenesia 1 de España.BARCELONA SIGLO XVII En su versión noble eran el equivalente del «si a mí me dejaran, eso lo arreglaba yo en cuatro días» del castizo español. Vuelven a aparecer entre nosotros, tal como prolifera también una nueva «literatura del Desastre».

En su edición de hoy, el diario El País, por ejemplo, editorializa sus propias medidas regeneracionistas con el título de Cómo reconstruir el futuro. Ahí podemos leer las diez medidas genéricas que el intelectual orgánico del periódico liberal entiende como las piedras de toque necesarias para la reconstrucción, regeneración o palingenesia de España. No hay sorpresa, como es de esperar, en estos diez mandamientos, sensatos y razonables dentro del marco narrativo en que este diario se ha inscrito desde su fundación: un relato político, salvar el legado de la modélica Transición, y un escenario económico-social que podemos tildar como «liberalismo embridado» o socialdemocracia en su «tercera vía» (por pruritos filológicos, más que nada, diferenciamos aún el liberalismo embridado del neoliberalismo salvaje; en sus efectos sobre la vida humana, sin embargo, vienen a equipararse). Echemos un vistazo a los consejos del arbitrista orgánico.

MADRID XVIILas medidas políticas vienen a ser las que están asentadas en el consenso general, sobre todo desde que los movimientos asamblearios del 15M las repentizaron en la esfera pública: una nueva ley de partidos o una reforma de la ley electoral, por ejemplo. A la vista de la asfixiante actualidad de la corrupción, ¿quien no va a estar de acuerdo en la necesidad de transparencia en la financiación de partidos políticos y campañas electorales, o en la conveniencia de establecer listas abiertas o nuevas circunscripciones (estados o regiones para el Senado, por ejemplo) y nuevas proporcionalidades entre votos, territorios y representantes? Quizá más discutible es la utilidad de un federalismo post-autonómico, que -aun en la forma tan inconcreta en que lo plantea El País, es un eco de las ideas de Griñán, el presidente andaluz, y asumida a lo que parece por toda la cúpula del PSOE- da la impresión de que llega tarde. Quizá nos veamos pronto en la necesidad de hablar en términos de confederación, si los planteamientos independentistas se afianzan y ganan poder. En todo caso, una estructura federal para España tendría que ir de la mano de una federación europea, que no se ve en el horizonte.

Pero con lo sensato o deseable que puedan resultar estas reformas para algunos, la contradicción insalvable es la que queda reflejada al final del texto editorial, en el que se apela a que sean «nuestros líderes» políticos los que tomen las iniciativas necesarias. La falta de representatividad o legitimidad de estos «líderes» (¿Rajoy y Rubalcaba de la mano?) que estos arbitrios, justamente, intentan paliar. Es la misma contradicción en que caían los arbitristas del XVI o el XVII: que la misma monarquía los pagaba. En lo que se refiere a ésta, los consejos del diario de Madrid se limitan a la necesidad de que la Casa y Familia Reales se sometan a algún tipo de normas de transparencia económica, pero sin que, en ningún caso, se mencionen cuestiones más crudas que están en boca de muchos ya, como la abdicación del Rey o la convocatoria de un refrendo, al menos, sobre la forma de estado. Pero donde las «medidas» que se proponen se vuelven escandalosamente inanes y vagas es en lo económico y social: necesidad de un pacto para la eduación, otro para la sanidad, otro para las pensiones y otro para el empleo. Que venga Dios y los vea...

El problema de esta urgencia reformista es que es anacrónica (a buenas horas, Mangas Verdes) y miope, que no se sale en ningún caso del guión neoliberal, del pensamiento único de estos tiempos de plomo y que tropieza, además, aun con su sensatez políticamente correcta, con las inercias históricas de la derecha española que la hacen imposibles avant la lettre. No es posible un verdadero cambio político o social si no va de la mano de un cambio en el decorado de la escena, de un nuevo relato histórico, sin la esperanza de una nueva trama con nuevos actores. De algo de todo eso seguiremos hablando en la próxima entrega.

  1. Oscuro término romántico que utilizó Azorín y que, aproximadamente, significaba «resurrección» o «reencarnación». Escribí sobre ello en 2003, en La Opinión de Málaga -no está disponible en la hemeroteca del periódico, el lector interesado lo puede leer en mi libro Deslindes y descubiertas

1 comentario

#1. Pepa, hace 1 año y 6 meses

He aquí una muestra de lo que Cervantes pensaba de los arbitristas. Lo hace a través de los perros Cipión y Berganza, éste entre sus variadas y picarescas aventuras relata las quejas de cuatro asilados que han venido a caer juntos en el hospital de la Resurrección de Valladolid: un poeta, un matemático, un alquimista y un arbitrista.

Había hasta este punto guardado silencio el arbitrista, y aquí le rompió diciendo: ''Cuatro quejosos tales que lo pueden ser del Gran Turco ha juntado en este hospital la pobreza, y reniego yo de oficios y ejercicios que ni entretienen ni dan de comer a sus dueños. Yo, señores, soy arbitrista, y he dado a Su Majestad en diferentes tiempos muchos y diferentes arbitrios, todos en provecho suyo y sin daño del reino; y ahora tengo hecho un memorial donde le suplico me señale persona con quien comunique un nuevo arbitrio que tengo: tal, que ha de ser la total restauración de sus empeños; pero, por lo que me ha sucedido con otros memoriales, entiendo que éste también ha de parar en el carnero(1). Mas, porque vuestras mercedes no me tengan por mentecato, aunque mi arbitrio quede desde este punto público, le quiero decir, que es éste: Hase de pedir en Cortes que todos los vasallos de Su Majestad, desde edad de catorce a sesenta años, sean obligados a ayunar una vez en el mes a pan y agua, y esto ha de ser el día que se escogiere y señalare, y que todo el gasto que en otros condumios de fruta, carne y pescado, vino, huevos y legumbres que han de gastar aquel día, se reduzca a dinero, y se dé a Su Majestad, sin defraudarle un ardite, so cargo de juramento; y con esto, en veinte años queda libre de socaliñas y desempeñado. Porque si se hace la cuenta, como yo la tengo hecha, bien hay en España más de tres millones de personas de la dicha edad, fuera de los enfermos, más viejos o más muchachos, y ninguno de éstos dejará de gastar, y esto contado al menorete, cada día real y medio; y yo quiero que sea no más de un real, que no puede ser menos, aunque coma alholvas. Pues ¿paréceles a vuestras mercedes que sería barro tener cada mes tres millones de reales como ahechados(2) ? Y esto antes sería provecho que daño a los ayunantes, porque con el ayuno agradarían al cielo y servirían a su Rey; y tal podría ayunar que le fuese conveniente para su salud. Este es arbitrio limpio de polvo y de paja, y podríase coger por parroquias, sin costa de comisarios, que destruyen la república''.

Miguel de Cervantes. El coloquio de los perros

(1)Carnero: Lugar a donde van a parar los cadáveres. Osario
(2) Ahechado: Limpio

Escribir un comentario

Si quieres añadir tu comentario a esta entrada, simplemente rellena el siguiente formulario:





* Campos requeridos

Puedes usar estas etiquetas XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>.

2 trackbacks

Para notificar de una mención en tu blog a esta entrada, habilita la notificación automática (Opciones > Discusión en WordPress) o especifica esta url de trackback: http://​clarosenelbosque.com/​arbitristas-regeneracionistas-y-otras-especies-del-planeta-crisis/​trackback/