La desaparición de las luciérnagas

Los enlaces hipertextuales de Internet son el equivalente a las notas a pie de página del universo-libro. Del mismo modo que aquellas notas “eruditas” -que los lectores rápidos desechan por enojosas, en general- me ayudaron a descubrir nuevas lecturas y me estimularon a leerlas, abriendo, así, nuevos horizontes de conocimiento, del mismo modo -decía- me ocurre con los enlaces.

Eso me ha pasado leyendo un demorado y esclarecedor artículo sobre el resurgimiento de los fascismos en Europa, escrito por Virginia Lázaro en la revista cultural La Grieta, Una lógica de las supervivencias para Europa. En él, su autora hace referencia a un viejo artículo de Pier Paolo Pasolini en Corriere della Sera, del año 1975, Corriere della Sera, en el que, con ayuda de la metáfora de la desaparición de las luciérnagas -más exactamente, de la luz que emitían y con la que se comunicaban las comunidades de estos misteriosos insectos, como consecuencia de la apabullante pantalla lumínica de las ciudades de nuestro mundo- analiza el mismo fenómeno de los fascismos pre y post bélicos, junto con la desaparición del viejo pueblo de origen campesino -equivalente a las luciérnagas.

Pongo a continuación los dos enlaces, junto a algunos párrafos de uno y otro artículo, e invito a los amigos a leerlos, con la seguridad de que los ayudarán a entender mejor este que vuelve a ser “el tema de nuestro tiempo”, por decirlo con la feliz expresión de Ortega y Gasset.

Una lógica de las supervivencias para Europa

A lo largo de los últimos años, hemos presenciado el resurgir del fascismo en Europa con una nueva versión de las antiguas derechas nacionalistas, que han llegado a convertirse en una realidad presente dentro de los Parlamentos y del tejido político y social de los países del territorio europeo. Una situación que, sin lugar a dudas, va en aumento. El Frente Nacional en Francia, Jobbik en Hungría, Amanecer Dorado en Grecia, el Partido de la Libertad en Austria, los Demócratas de Suecia, el nativista Partido Popular Danés, la Liga Norte en Italia, los Verdaderos Finlandeses, el PVV en Holanda, AfD en Alemania, Prawo i Sprawiedliwosc en Polonia… Ante tal panorama parece razonable pensar que este renacer responda a esa violencia que Bifo identifica como endémica, originada en el mismo centro del ser (del existir como) europeo.

UNA LÓGICA DE LAS SUPERVIVENCIAS

Solo unas décadas atrás, a mediados de los 70, Pier Paolo Pasolini hacia una valoración similar en El artículo de las luciérnagas («Il vuoto del potere» o «L’articolo delle lucciole»), en su caso acerca de la desaparición del espíritu popular. Recordaba Pasolini en el texto una imagen de su juventud en la que, en los campos que rodeaban a la ciudad de Roma, las luciérnagas conformaban una comunidad luminosa que emitía señales para comunicarse. Al tiempo de escribir, Pasolini señalaba cómo la contaminación las había hecho desaparecer durante la década previa. De igual manera, la industrialización ocurrida en los años 70 en Italia estaba terminando con la diversidad de las culturas particulares, y por lo tanto borrando todo rastro de humanidad, de comunidad, de solidaridad. Debido a la mutación del capitalismo, la «comunidad de luciérnagas» desaparecia y, respectivamente, lo hacía la capacidad de los pueblos de emitir señales en la noche para comunicarse entre ellos. La máquina totalitaria del poder amenazaba la «vocación antropológica por la supervivencia» y con ella la capacidad de resistencia política.

Pier Paolo Pasolini, Corriere della Sera, 1 febbraio 1975:

Corriere della Sera

Dopo la scomparsa delle lucciole

I “valori” nazionalizzati e quindi falsificati del vecchio universo agricolo e paleocapitalistico, di colpo non contano più. Chiesa, patria, famiglia, obbedienza, ordine, risparmio, moralità non contano più. E non servono neanche più in quanto falsi. Essi sopravvivono nel clerico-fascismo emarginato (anche il MSI in sostanza li ripudia). A sostituirli sono i “valori” di un nuovo tipo di civiltà, totalmente “altra” rispetto alla civiltà contadina e paleoindustriale. Questa esperienza è stata fatta già da altri Stati. Ma in Italia essa è del tutto particolare, perché si tratta della prima “unificazione” reale subita dal nostro paese; mentre negli altri paesi essa si sovrappone con una certa logica alla unificazione monarchica e alla ulteriore unificazione della rivoluzione borghese e industriale. Il trauma italiano del contatto tra l'”arcaicità” pluralistica e il livellamento industriale ha forse un solo precedente: la Germania prima di Hitler. Anche qui i valori delle diverse culture particolaristiche sono stati distrutti dalla violenta omologazione dell’industrializzazione: con la conseguente formazione di quelle enormi masse, non più antiche (contadine, artigiane) e non ancor moderne (borghesi), che hanno costituito il selvaggio, aberrante, imponderabile corpo delle truppe naziste.

In Italia sta succedendo qualcosa di simile: e con ancora maggiore violenza, poiché l’industrializzazione degli anni Settanta costituisce una “mutazione” decisiva anche rispetto a quella tedesca di cinquant’anni fa. Non siamo più di fronte, come tutti ormai sanno, a “tempi nuovi”, ma a una nuova epoca della storia umana, di quella storia umana le cui scadenze sono millenaristiche. Era impossibile che gli italiani reagissero peggio di così a tale trauma storico. Essi sono diventati in pochi anni (specie nel centro-sud) un popolo degenerato, ridicolo, mostruoso, criminale. Basta soltanto uscire per strada per capirlo. Ma, naturalmente, per capire i cambiamenti della gente, bisogna amarla. Io, purtroppo, questa gente italiana, l’avevo amata: sia al di fuori degli schemi del potere (anzi, in opposizione disperata a essi), sia al di fuori degli schemi populisti e umanitari. Si trattava di un amore reale, radicato nel mio modo di essere. Ho visto dunque “coi miei sensi” il comportamento coatto del potere dei consumi ricreare e deformare la coscienza del popolo italiani, fino a una irreversibile degradazione. Cosa che non era accaduta durante il fascismo fascista, periodo in cui il comportamento era completamente dissociato dalla coscienza. Vanamente il potere “totalitario” iterava e reiterava le sue imposizioni comportamentistiche: la coscienza non ne era implicata. I “modelli” fascisti non erano che maschere, da mettere e levare. Quando il fascismo fascista è caduto, tutto è tornato come prima. Lo si è visto anche in Portogallo: dopo quarant’anni di fascismo, il popolo portoghese ha celebrato il primo maggio come se l’ultimo lo avesse celebrato l’anno prima.

È ridicolo dunque che Fortini retrodati la distinzione tra fascismo e fascismo al primo dopoguerra: la distinzione tra il fascismo fascista e il fascismo di questa seconda fase del potere democristiano non solo non ha confronti nella nostra storia, ma probabilmente nell’intera storia.

En español, más o menos:

Después de la desaparición de las luciérnagas

Los “valores” nacionalizados y, por lo tanto, falsificados del viejo universo agrícola y paleocapitalista dejan de contar de repente. Iglesia, patria, familia, obediencia, orden, salvación, moral ya no cuentan. Y ya no son necesarios, porque son falsos. Sobreviven en el clerical-fascismo marginado (incluso la ICM los repudia en esencia). Para reemplazarlos están los “valores” de un nuevo tipo de civilización, totalmente “distinta” de la civilización campesina y paleoindustrial. Esta experiencia ya se ha adquirido en otros países. Pero en Italia es bastante particular, porque es la primera verdadera “unificación” sufrida por nuestro país, mientras que en otros países se superpone con cierta lógica a la unificación monárquica y a una mayor unificación de la revolución burguesa e industrial. El trauma italiano del contacto entre el “arcaísmo” pluralista y la nivelación industrial tiene quizás sólo un precedente: Alemania antes de Hitler. También aquí los valores de las diferentes culturas particularistas fueron destruidos por la homologación violenta de la industrialización: con la consiguiente formación de esas enormes masas, ya no antiguas (campesinos, artesanos) y aún no modernas (burgueses), que constituían el cuerpo salvaje, aberrante e imponderable de las tropas nazis.
Algo similar está ocurriendo en Italia: y con una violencia aún mayor, desde la industrialización de los años setenta constituye una “mutación” decisiva incluso en comparación con la alemana de hace cincuenta años. Ya no nos enfrentamos, como todo el mundo sabe, a “nuevos tiempos”, sino a una nueva era en la historia de la humanidad, en la historia de la humanidad, con sus plazos milenarios. Era imposible que los italianos reaccionaran peor ante este trauma histórico. En pocos años (especialmente en el centro-sur) se han convertido en un pueblo degenerado, ridículo, monstruoso y criminal. Sólo sal a la calle para entender eso. Pero, por supuesto, para entender los cambios de la gente, hay que amarlos. Desgraciadamente, amaba a estos italianos: tanto fuera de los esquemas de poder (o mejor dicho, en oposición desesperada a ellos), como fuera de los esquemas populistas y humanitarios. Era un amor verdadero, arraigado en mi manera de ser. He visto, por lo tanto, “con mis sentidos” el comportamiento forzado del poder consumidor para recrear y deformar la conciencia del pueblo italiano, hasta el punto de una degradación irreversible. Esto no había sucedido durante el fascismo fascista, un período en el que el comportamiento estaba completamente disociado de la conciencia. En vano, el poder “totalitario” itera y repite sus imposiciones comportamentales: la conciencia no está implicada. Los “modelos” fascistas no eran más que máscaras que se ponían y quitaban. Cuando cayó el fascismo fascista, todo volvió como antes. Esto también se vio en Portugal: después de cuarenta años de fascismo, el pueblo portugués celebró el 1 de mayo como si el último lo hubiera celebrado el año anterior.

Por lo tanto, es ridículo que Fortini haya antedatado la distinción entre fascismo y fascismo después de la Primera Guerra Mundial: la distinción entre fascismo fascista y fascismo de esta segunda fase del poder demócrata-cristiano no sólo no tiene paralelo en nuestra historia, sino probablemente en toda la historia. ”

#Europa #Fascismos, #Pasolini

3 opiniones en “La desaparición de las luciérnagas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *