Acurrucado

No hay palabra que me emocione más, que me dé más calor y tiritera que acurrucar, acurrucarse, que me acurruquen o acurrucarte. Cuando hace frío dentro o fuera, cuando se ama o se desea, al proteger o ser protegido: acurrucados. Como los niños y las mujeres, como los gatos. No saben lo que se pierden los tipos duros, los hombres huraños, aquellos para los que amar es como hacer deporte o luchar. ¡Ay de aquellos que han olvidado la naturaleza íntima de los mamíferos, condenados a vivir en el páramo donde todo está lejos, ateridos de frío! Ellos no heredarán la Tierra…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.